Viernes, 16 de febrero de 2007
Publicado por La_Seu @ 10:35
Comentarios (0)  | Enviar
El padre Juan Gilabert Jofr? y el primer hospital psiqui?trico del mundo

DANIEL SALA/ VALENCIA


Imagen

Universidad CEU Cardenal Herrera

El serm?n que el primer domingo de cuaresma de 1409 predicara en la Catedral el mercedario moviendo el celo de los presentes hacia los muchos locos y desamparados que por la Ciudad vagaban, fue causa de que Bernardo Andreu, Lorenzo Salom y otros piadosos varones, con el consentimiento de los Jurados, adquirieran unas casas y huerto pr?ximos a la puerta llamada ??de Torrente?? para crear un hospital exclusivo en principio para acoger a los locos; le titularon Hospital dels Folls y construyeron una capilla bajo la invocaci?n de la Santa Cruz del Monte Calvario. Benedicto XIII concedi?, el 16 de febrero de 1410, su bula fundacional y Mart?n el Humano su Real privilegio. En ?l se erigi? en 1411 la Cofrad?a bajo la invocaci?n de Nuestra Se?ora de los Inocentes M?rtires y Desamparados. La celosa administraci?n y organizaci?n del edificio hizo que, en 1512, se decidiera reunir en ?l a los diferentes hospitales que exist?an en la ciudad (San Vicente, En Clap?s, San Guillem, En Conill, En Bou, de la Reina?), excepci?n hecha de aquellos que por su ?ndole especial, quedaron al margen (los leprosos de Sant Ll?cer, pescadores, peregrinos, pobres sacerdotes?) haciendo las necesarias ampliaciones y nueva iglesia. El papa Le?n X expidi? la correspondiente Bula, el 21 de junio de 1514, a la que sucedieron despu?s otras ampliatorias y confirmatorias de Julio III, Paulo IV, P?o IV, San P?o V, Gregorio XIII y Sixto V, adem?s de la confirmaci?n de todos los privilegios concedidos por sus antecesores hecha por el emperador Carlos V. En las Cortes de 1585, a petici?n de los tres Brazos, concedi? el rey al Hospital la consideraci?n de pobreza para todos sus asuntos y Felipe V le confirm? en todos sus privilegios ampli?ndole en otros nuevos concediendo la franquicia de todo impuesto. La caridad del pueblo valenciano y las distintas instituciones se volcaron en el mismo dot?ndole con rentas, censales, bienes inmuebles, legados, limosnas, colectas, subvenciones, fiestas, espect?culos, juegos?

Hospital para locos en su origen, ya el alem?n M?nzer dec?a sobre ??la Casa de los Locos??: ?Notable es la fundaci?n destinada a recoger a los locos, a los melanc?licos y a los estultos de uno y otro sexo. Vi muchos acogidos, entre ellos, cierto joven furioso, desnudo, encerrado en una jaula y sujeto con una cadena. Nuestros compa?eros di?ronle unas monedas para que rezara; pero ?l empez? a hacerlo en hebreo y a proferir sobre los cristianos las blasfemias que suelen los jud?os, porque era hijo de un riqu?simo converso que desde ni?o le educ? ocultamente en el juda?smo; pero descubierto el padre por la locura del hijo, fue quemado por ello. La fundaci?n recibe solamente a los artesanos de la ciudad que no sean nobles. Realmente es cosa provechosa y muy bien ordenada?.

Sus m?ltiples dependencias ocupaban la manzana delimitada por las actuales calles de Quevedo, Guillem de Castro y del Hospital. Dec?a Des Essarts en el siglo XVII: ?El hospital merece bien ser visto. Es en forma de cruz y su capilla en el medio con una gran c?pula. El crucero es de ciento cincuenta pasos de largo, sostenido por ambos lados por una hilera de gruesos pilares de m?rmol?. En el pasado siglo, tras la creaci?n del nuevo Hospital Provincial, pas? a ser ocupado, provisionalmente, por la Escuela del Magisterio y, en la actualidad es Biblioteca P?blica, conservando ?nicamente de sus antiguas instalaciones el crucero mayor donde se situaban las salas de calenturas de hombres y mujeres; columnas y capiteles del antiguo edificio se hallan diseminados por jardines y plazas de nuestra ciudad.

Pero, hablemos de su fundador. Juan Gilabert Jofr? naci? en Valencia en 1350 y muri? en el Puig en 1417. Bachiller por el Estudio de L?rida, en 1369, ingres? en la orden de la Merced en 1375 en el monasterio del Puig, siendo elector, procurador y encomendador de Montblanch, Barcelona, L?rida, Perpi??n, Logro?o y Valencia, destacando por su directa participaci?n en la predicaci?n y redenci?n de cautivos, uno de los principales objetivos de su orden.

La causa de beatificaci?n de Fr. Juan Gilabert Jofr?, instruida por deseo de la orden mercedaria y fuerzas vivas de Valencia, es la historia de una serie de intentos a pesar de los cuales el culto inmemorial a ?l tributado, nunca vetado por arzobispo alguno ni por la Santa Sede, ha sufrido interrupci?n alguna. La Iglesia, que en 1534 prohibi? el culto a los no beatificados, permiti? que se siguiera practicando a aquellos que lo hubieran recibido desde tiempo inmemorial, como era el caso del padre Jofr?. En el siglo XVIII se inici? el proceso con las pruebas testificales correspondientes; sin embargo, con los per?odos revolucionarios y desamortizadores se perdi? la instrucci?n. Nuevamente, a principios del siglo XX, dada la continuidad de su culto, vuelven a reunirse copias documentales halladas de la causa y se rehace el expediente hasta que, en la Guerra Civil de 1936-39, la quema y saqueo del Monasterio del Puig destruir?n todo vestigio de la misma. El cuerpo del beato, all? venerado como reliquia, fue depositado en el cementerio para evitar la profanaci?n; en tiempos del arzobispo don Marcelino Olaechea y Loizaga ser?n exhumados y devueltos al Monasterio donde hoy se hallan. En la d?cada de los sesenta del pasado siglo, ser? cuando el P. F?lix Ramajo retome la iniciativa para llevar el santo a los altares; pero, una vez m?s, el accidente y posterior inmovilidad del instructor deja en suspenso la causa.

Hoy la Iglesia valentina ha concluido la investigaci?n sobre fuentes documentales y, siguiendo una de las v?as para llevar a los altares a las personas santas, basada en el culto inmemorial a ellas tributado, se halla en condiciones de coronar con ?xito el tantas veces interrumpido proceso de beatificaci?n del P. Fr. Juan Gilabert Jofr?. A mayor abundancia, el Calendario Lit?rgico nacional celebra la festividad del beato Jofr? el 18 de mayo.
Comentarios