Domingo, 07 de enero de 2007
Publicado por La_Seu @ 11:09
Comentarios (0)  | Enviar
Imagen

Manolo Vald?s pintor y escultor

?Cuando alguno de mis personajes vuelve no le ofrezco resistencia?
Hace tiempo que sus esculturas, ahora en Valladolid y el pr?ximo abril en Valencia, recorren Europa, pero vive en Nueva York donde recibe ba?os de humildad
Imagen

ANG?LICA TANARRO/ VALLADOLID


Es el autor de alguno de los iconos del arte espa?ol del siglo XX. Trabajaba en equipo hasta que la muerte repentina de su compa?ero, Rafael Solbes, deshizo Cr?nica y le llev? a un aprendizaje que no esperaba: el de tomar decisiones en solitario. De eso hace m?s veinte a?os. Desde entonces no ha parado de combinar escultura y pintura. Los personajes de Manolo Vald?s (Valencia, 1942) hace tiempo que han tomado las calles. Valladolid ?dentro del programa Arte en la calle , de la Fundaci?n La Caixa? y D?sseldorf comparten ahora el honor de acoger sus meninas, sus odaliscas y sus obras en bronce m?s recientes. Esta exposici?n, que viajar? por varias ciudades de Europa, recalar? en Valencia el pr?ximo abril. Desde su estudio en Nueva York, ciudad en la que se instal? hace a?os, permanece atento a lo que ocurre en su pa?s.

??C?mo ve a sus personajes a pie de calle?
?Estas esculturas van a la calle con intenci?n de hacer amigos (risas). Y me da mucha satisfacci?n que se produzca un empate con la gente de la ciudad. Ese es el objetivo, aunque tambi?n puede haber gente a la que no le gusten en absoluto y eso est? bien. El papel de la Administraci?n es promover proyectos diversos porque la gente lo es. Es necesario ofrecer distintas formas de ver, que est?n pr?ximas a sensibilidades distintas. En cuanto a mis esculturas, me gusta su proximidad con la gente, no me importa que las toquen porque siempre lo hacen con respeto.

?Y si la monta?a no va a Mahoma... ?Por qu? sigue siendo dif?cil llevar a la gente a los museos de arte contempor?neo?
?Si comparamos la situaci?n con otros momentos hist?ricos ahora los museos est?n llenos. Hablo de los museos en general. Cuando vuelvo a Espa?a veo colas en el Prado y en el Thyssen. Ahora la cultura tiene gran protagonismo, no hay m?s que ver las tiradas de los libros. Lo que pasa en Espa?a es un reflejo de lo que pasa en el mundo. En cuanto a lo del arte contempor?neo... El problema es que la historia del arte es muy larga, pero los artistas vivos tendemos a ocupar los espacios, presionamos para estar ah?, cuando al arte contempor?neo, proporcionalmente, le corresponder?a un tiempo menor y un espacio menor. El resultado es que algunos museos de arte contempor?neo funcionan como galer?as y algunas de las cosas que ofrecen no sabemos si resistir?n el paso del tiempo, pero entran con m?s facilidad.

?Algunas obras expuestas en Valladolid y que se podr?n ver en Valencia est?n hechas ex profeso para la exposici?n y otras son anteriores. ?C?mo sabe si van a llevarse bien?
?Es dif?cil saberlo, porque una de las cosas que he descubierto con estas exposiciones itinerantes es que las esculturas no parecen las mismas, ni funcionan igual dependiendo del entorno en el que se sit?an. La exposici?n que tengo ahora en D?sseldorf estuvo antes en el Palais Royal en Par?s, y parec?a otra exposici?n. No es lo mismo ver uno de estos personajes en Park Avenue rodeado de coches y entre el sonido del tr?fico, que en el desierto de Arizona, con ese cielo rojo propio del western americano y donde los ?nicos ruidos los ponen los coyotes. Estoy preparando un libro con estas sensaciones, un libro que no se acaba nunca porque uno tiene la ambici?n de recogerlo todo y las esculturas no paran de un lado para otro.

?El Equipo Cr?nica no s?lo supuso una ruptura en el lenguaje del arte que se hac?a en Espa?a sino que revisit? algunos personajes de la historia de la pintura procedentes de Vel?zquez o Matisse. Algunos se quedaron en su estudio para siempre. ?Qu? le siguen diciendo las meninas al cabo del tiempo?
?Uno nunca sabe cu?ndo un personaje va a entrar en el estudio, pero tampoco cu?ndo va a salir de ?l. Mi posici?n es de no rechazarlos nunca cuando vuelve y vuelven. Podr?a haber actuado de otra forma. Decir ??qu? narices voy a decir nuevo sobre ellos!?. Pero siempre creo que puedo hacer algo mejor. Que estoy m?s preparado. Que s? m?s cosas... As? que no huyo, me dejo llevar y, si vuelven, no ofrezco resistencia. Porque mi trabajo no est? basado en la originalidad sino en conseguir que la obra est? bien hecha.

?Algunos temas los trabaja a la vez en pintura y escultura. Y, analiz?ndolos, se dir?a que una y otra han evolucionado en su caso de forma diferente. Por simplificar, la pintura es m?s gestual mientras que la escultura va m?s a la esencia.
?Seguramente es as?. S?. Aunque en el caso de la escultura destinada a la calle, a la proximidad con el espectador, hay condicionantes de tipo pr?ctico. No pueden quedar restos que puedan pinchar o suponer un peligro para la gente. Hay que tapar agujeros. Eso supone un reto profesional. Trabajo con libertad pero al mismo tiempo con limitaciones. Eso te obliga a pensar.

?Suele decir que cuando muri? Rafael Solbes no s?lo tuvo que aprender a tomar decisiones en solitario, sino que ten?a la sensaci?n de que empezaba de nuevo. ?Qu? balance hace de esta segunda etapa en su vida art?stica?
?Tengo la sensaci?n de haber nacido dos veces al arte y de haber hecho dos veces el camino. Lo que pasa es que la segunda vez jugaba con ventaja porque ten?a las alforjas llenas. Las cosas pod?an haber sucedido de otro modo.No s?. Haberlo dejado. Pero no fue as? y ah? ha quedado el trabajo.

?Cuando un museo como el Reina Sof?a le hace una restrospectiva como la del a?o pasado, ?piensa que ha llegado a la meta?
?No, no. Son cosas que te dan m?s responsabilidad. Pero afortunadamente vivo en una ciudad en la que cada d?a pasan cosas muy importantes. Sin ir m?s lejos en el Guggenheim est? la exposici?n Del Greco a Picasso y en el Whitney, una exposici?n sobre la influencia de Pablo Ruiz Picasso en la pintura americana, as? que no hay m?s que salir a la calle para darse un ba?o de humildad y ver lo que otros han sido capaces de hacer. As? que no, no pienso que haya llegado a ning?n sitio.

?Como artista, ?qu? le ha dado Nueva York?
?Mucha informaci?n. Esta ciudad a la que vine por azar y de la que me qued? completamente enganchado, tiende a la excelencia. Todo lo que se hace se hace con ese prop?sito. Es una ciudad muy competitiva, siempre quiere lo mejor. Por eso cuando un artista tiene ofertas de varios sitios, guarda lo mejor para esta ciudad. Ese es su valor a?adido. Yo suelo decir que en Nueva York no estamos los mejores pero que los mejores siempre pasan por Nueva York.

Vald?s asegura que el arte contempor?neo espa?ol, al menos el de los nombres indiscutibles, ya tiene un peso importante en el mundo, como lo demuestran las dos exposiciones citadas o que artistas como T?pies, Barcel? o ?l mismo tengan obra en el MoMa. Y est? satisfecho de que sus obras sigan haciendo kil?metros. De Valladolid a C?rdoba, Valencia y Mallorca. Y de D?sseldorf a Helsinki... Su lugar en el mundo.
Comentarios