Miércoles, 22 de noviembre de 2006
Publicado por La_Seu @ 14:09
Comentarios (0)  | Enviar
Datos de un artículo de Laura Vallés Fuster

Cuando acabó, en 1910 surgió una propuesta de conservar los edificios en torno a un jardín, el Parque de Valencia. Lamentablemente esto no pudo llevarse a cabo pues ninguna institución pudo asumir el mantenimiento y el coste de los terrenos donde se asentaban los pabellones. Actualmente solo se conservan el Palacio Municipal (Palacio de la Exposición), el Palacio de la Industria (Tabacalera) y el Asilo de Lactancia. Estos edificios se encuentran en el punto de mira de la especulación inmobiliaria.

El Asilo de Lactancia fue levantado en 1908 por Lucini y costeado por el Ateneo Mercantil de València fue, en agradecimiento por ceder el Palacio de la Industria, Tabacalera, para la Exposición.
Se trataba de una guardería infantil a cargo de las hermanas de la caridad destinada a los hijos de las cigarreras.Actualmente es utilizada por la Universidad de València. Existe un proyecto de ubicar en él el Balneario de la Alameda.

El Pabellón de la Industria, el edificio de Tabacalera, es una Importante muestra de arquitectura industrial construido en 1905 por Lucini y otros colaboradores.De planta rectangular cortado por otro rectángulo menor en forma de Hache. Su trazado se inspiraba en la planta del Monasterio de San Lorenzo del Escorial. Hoy, se encuentra en peligra ya que la especulación inmobiliaria contempla dividir el edificio central y hacer desaparecer las naves laterales para construir un centro de negocios y un hotel separados por una calle central que sería prolongación de la calle Muñoz Seca. El resto de la manzana desaparecería para convertirse en 2 edificios de viviendas y dos aparcamientos.

El Pabellón Municipal -Palacio de la Exposición fue rehabilitado en el año 2002, en apenas 3 meses.Este espléndido palacio concebido como arquitectura efímera a principios del siglo XX se ha transformado en un monumento representativo y lleno de vitalidad, actividad y cultura. Francisco Mora, el arquitecto que lo diseño se hubiera sentido enormemente feliz al comprobar que su obra pervive.


Existen dos edificios atribuidos popularmente a la Exposición como son la Industria Lanera Valenciana y el Balneario de la Alameda, aunque ambos son posteriores y ocupaban parte de las construcciones del Gran Casino y el Palacio de Bellas Artes. En la manzana ocupada por estos edificios y aprovechando la singular arquitectura de los mismos está previsto construir un hotel emblemático para la ciudad.Respecto al Balneario de la Alameda cabe señalar que, descubierta en 1923 una gran bolsa de agua termal a 682 metros, todavía conserva el caudal existente, su temperatura y composición iniciales. Se utilizó durante décadas para tratar afecciones cardiorrespiratorias, bronquitis y enfermedades de la piel así como afecciones osteoarticulares, reumatismos, lumbalgias, etc. Existe una corriente de interés de reabrir este balneario que tanto bienestar y salud podría proporcionar siendo también un enorme atractivo turístico de València, ya que sería el único balneario urbano de España, incluso Francia e Italia.

Imagen


VALENCIA Les Provincies / CIUDAD

El agua termal ya fluye en la Alameda

Imagen

El nuevo balneario habilitado en la antigua casa de la Lactancia empieza su actividad hoy, con tratamientos que oscilan entre los 15 y los 1.100 euros

El balneario de la Alameda reabre hoy sus puertas tras 26 años en el olvido. Las instalaciones se nutren de las aguas termales que fluyen desde el subsuelo del paseo, que brotan a 43 grados. Los precios oscilarán entre 17 y 1.125 euros. Se ofrecerán más de 50 tratamientos y 21 programas terapéuticos y relajantes.

J. BATISTA/VALENCIA

660 metros de profundidad brotan las aguas termales de las que se alimenta el balneario de la Alameda, que hoy reabre sus puertas al público después de permanecer 26 años en el olvido. Con las mejoras innovaciones tecnológicas, los responsables de la empresa gestora han aprovechado las antiguas instalaciones de la casa de la Lactancia para habilitar el primer balneario plenamente urbano de España.

Los clientes tendrán la oportunidad de disfrutar de 58 tratamientos, desde masajes, baños termales, tratamientos corporales o de belleza, y 21 programas distintos de diferente duración.

Por ejemplo, cualquier vecino de las inmediaciones, mediante cita previa, podrá darse un baño relajante en agua termal desde 23 euros. Otro ciudadano con un problema de sobrecarga en la columna vertebral tendrá la oportunidad de recibir un tratamiento continuado durante un mes con tres sesiones por semana.

Según los precios establecidos en el catálogo ofrecido ayer por la empresa Termaeuropa, encargada de la gestión, los servicios tendrán precios asequibles, ya que se podrán contratar baños termales desde 23 euros o realizar una sesión de inhalaciones desde 15. Los precios de los programas oscilarán entre los 54 y los 1.125, en función de su duración (un día, diez o un mes).

Antes de su cierre, el balneario de la Alameda se situaba en el edificio de la Lanera, reconvertida en un hotel de lujo. Las actuales instalaciones aprovechan las propiedades medicinales de las aguas termales que fluyen desde el subsuelo a una temperatura de 43 grados, aunque, como explicaron los responsables de Termaeuropa, el calor se mitiga para evitar quemaduras.

Desde la empresa gestora quisieron destacar que el elemento diferenciador respecto a otras instalaciones semejantes es el agua termal. Según las mismas fuentes, tienen propiedades terapéuticas, lo que las hacen muy indicadas “para reumatismos, fracturas, lesiones articulares, inflamaciones o secuelas de accidentes cerebrovasculares”, mientras que el resto de establecimiento aprovechan el agua corriente.

El balneario cuenta con 20 cabinas de masaje y baño (una de ellas VIP), terma romana, baño turco o piscina activa, consistente en un circuito de spa con diferentes servicios. También se puede disfrutar de la ducha circular, con 24 chorros de agua, que ofrece un masaje profundo gracias a la presión con que sale el agua. Los vestuarios, una guardería y la zona de descanso con cafetería incluida completan las instalaciones.

Durante el discurso inaugural, Barberá recordó que con esta actuación ya sólo falta rehabilitar la antigua Tabacalera para recuperar el conjunto de edificios construidos para la exposición regional de 1909. La alcaldesa también recordó, casi de pasada, que el balneario se cerró durante la etapa socialista.

“Hemos recuperado un tesoro que los valencianos no podíamos perder, con unas instalaciones que son desde ahora una nueva oferta que se suma a los muchos atractivos de la Valencia del siglo XXI”, sentenció Barberá.

(Pendiente de añadir fotos)

Imagen Palacio de la Exposición
Comentarios