Mi?rcoles, 15 de noviembre de 2006
Publicado por La_Seu @ 10:47
Comentarios (0)  | Enviar
Puerta de Serranos (Torres de Serranos)

fotos.miarroba.com
Web Valencia

Las torres de Serranos, imponente puerta de la muralla bajomedieval, fueron construidas por el maestro Pere Balaguer entre 1392 y 1398.

Se encuentran emplazadas en el lugar donde antiguamente se hallaba el Portal dels Roters y la Puerta de Alc?ntara, y marcaban la entrada a la ciudad a los viajeros que proven?an de la comarca de Los Serranos y Arag?n.

Su construcci?n auspiciada por el Consell Municipal se decidi? en 1392, en que se orden? sustituir un portal anterior y la construcci?n de una nueva puerta, que se encarg? al maestro Pere Balaguer, quien tambi?n trabaj? en la torre del Miguelete y otras importantes obras en Valencia. Este maestro viaj? por diversas partes, para ver y estudiar posibles modelos de puertas como tambi?n hiciera en un viaje posterior para ver campanarios, con motivo de la construcci?n del Miguelete, y continu? al frente de las obras hasta 1398, en que concluyeron. Se ha indicado que tienen un notable parecido con la Puerta Real del Monasterio de Poblet, pero no hay que olvidar que b?sicamente siguen un modelo que fue frecuente en el siglo XIV, arco de medio punto flanqueado por dos torres prism?ticas, como tambi?n se muestra en la Puerta de San Miguel de Morella, pero que en Valencia alcanzar? unas dimensiones y una riqueza decorativa inusitadas


Se trata de una obra de canter?a formada por dos grandes cubos pentagonales que flanquean la puerta propiamente dicha, en arco dovelado de medio punto. Magestuosas, tienen aspecto de gigantesco arco triunfal.

Su estructura b?sica se compone de dos torres de forma poligonal que sobresalen a los lados de la zona de la puerta propiamente dicha, configurada por un gran arco de medio punto de enorme grosor. La f?brica est? realizada con muros de mamposter?a y siller?a muy cuidada, para la que se utiliz? piedras de canteras cercanas como Alginet y Rocafort. Toda la parte recayente hacia el exterior de la ciudad ten?a un remate de almenas, perdido el de la zona central por encima de la puerta; sin embargo, s? que se conserva con cuidadosa restauraci?n de fines del siglo XIX y principios del XX, la labor de tracer?a calada de arquer?as ciegas sobre columnillas, que junto al escudo real y los escudos de la ciudad, proporcionaban el car?cter esencialmente ornamental de esta zona central de la puerta. Por encima de esta labor decorativa y uniendo las torres de los extremos se encontraba el camino de ronda o barbacana con sus correspondientes almenas apoyado sobre gruesos elementos escalonados y bovedillas. La parte recayente al interior de la ciudad, muestra la misma estructura dividida en tres con la zona central m?s sobresaliente y las dos torres a los lados. La componen una serie de estancias abovedadas con b?vedas de crucer?a apeadas en m?nsulas esculpidas en unos casos y b?vedas de ca??n apuntado en otros, en las tres alturas o cuerpos en que se dividen las torres. A estas estancias se acced?a por una escalera, parecida a la de los palacios valencianos, que permit?a la presencia de nobles y miembros importantes del poder municipal, en las salas abiertas hacia la ciudad. Este espacio quedaba convertido en tribuna para poder contemplar las entradas solemnes y otros festejos ciudadanos, hecho absolutamente desconocido en puertas con exclusiva funci?n militar y defensiva, lo que le confiere un car?cter que nos recuerda el del arco triunfal, monumental y simb?lica entrada a la ciudad.

Las Torres de Serranos albergar?an desde fines del siglo XVI y hasta el siglo XIX una de las c?rceles de la ciudad, lo que motiv? el cerramiento de las estancias hacia la zona interna, su subdivisi?n interior y otras obras de acondicionamiento para este fin, como sucesivos enrejados, que alteraron sustancialmente el conjunto, aunque sirvieron en parte para conservar las torres cuando a partir de 1865 comenz? el derribo de la muralla de Valencia. La restauraci?n mencionada consigui? devolver su aspecto original y recuper? tambi?n el alto talud que forma su basamento en la zona del foso. En 1931 fueron catalogadas como Monumento Nacional, junto a otros edificios muy significativos, como la Lonja o la Catedral. Recientemente han sido nuevamente restauradas limpiando la piedra lo que les ha devuelto su esplendor original

Hoy en d?a se puede visitar y desde sus terrazas se contemplan unas magn?ficas vistas de la ciudad y del cauce del r?o Turia.

Un ejemplo de su uso, festivo lo encontramos en los escritos de garc?a Moya, cuando relata la entrada de las tropas tras la victoria de Espad?n.

Tras la victoria en Espad?n, la entrada triunfal de la Real Senera en Valencia (25 de septiembre de 1526) fue apote?sica: cuatro mil alemanes de cinco en cinco en hilera, con escopetas, picas y "espases de tres palms, amples com tres dits" formaban la vanguardia del desfile; despu?s "venien los tabals, trompetes y ministres" y el Justicia Criminal con la Real Se?era o bandera del Rat Penat junto a "Hieroni Cabanyelles", governador general del Reyne de Valencia, ab oficials reals e lo capit? dels alamanys Rogondolfo" y las compa??as valencianas.

Tanta expectaci?n como los alemanes -especialmente la compa??a armada con "espases de dos mans"- despertaba en el ej?rcito del Reino los famosos ca?ones de X?tiva, artiller?a de campa?a que ya estuvo presente al comienzo de la sublevaci?n en el cerco de Benaguacil: "las dos bombardas de X?tiva; la que se llama el Buey y la que se dice el Puerco". Precisamente en la solemne entrada de la Real Se?era en la catedral, y en el ceremonioso ingreso en la Sala del Archivo, se dispararon grandes ca?ones: "Quan arrib? la Bandera a la Seu y a la Sala, tiraren grans bombardes".

Por tanto, en 1526 la Real Se?era fue acompa?ada por miles de lasquenetes alemanes v compa??as valencianas, grandes ca?ones de X?tiva, cuerpo armado del Centenar de la Ploma y el Virrey, m?sica marcial de atabales, p?fanos y trompetas.


Ayuntamiento de Valencia

Ricardo Garc?a Moya
Comentarios