Lunes, 13 de noviembre de 2006
Publicado por La_Seu @ 20:41
Comentarios (0)  | Enviar
Senyal Real

La primitiva se?era pertenec?a al monarca aragon?s (seg?n proclamaban todos los textos de los siglos XII y XIII, como
el del provenzal Peire en 1285: "fai nomnar rey darago, lo senhal del basto").


En l?incorporacio del regne musulma de Valencia a la cristiandat a mans del rei Jaume I, escomen?a l?heraldica actual valenciana. En ella, tal volta expressant la dualitat de l?esperit valenci? sempre enfrontat germa contra germa, coexistiran dos simbologies que encara perduren en diversos escuts; estes son una ciutat sobre les aig?es i l?atra, mes apreciada pels valencians, sera les barres del Rei en losange, dos en un principi i coronades des de 1377 per orde del Rei Pere II de Valencia, el Cerimonios, i que mes tart quedarien ampliades a quatre.
Jaume I nos otorg? la nostra forma juridica: els Furs de Valencia que si be foren compartits en el nostre territori durant mes d?un segle en atres lleis foranees acabaren sent adoptats per totes les ciutats i viles. Tambe nos concedi l?us de la seua bandera, que sent ?Senyal Real? era de tot el Regne i no a soles de la Ciutat de Valencia com alguns han volgut fer creure.

Hem de tindre en conte que la Ciutat de Valencia era el Cap i Casal del Regne, un regne que precisament havia pres el nom de la ciutat. (circumstancia que ara tan nos perjudica, gracies a la desmembracio nacional que patim, per rivalitats ciutadanes fomentades i interessos aliens als del nostre poble, perque l?unio fa la for?a i si estem desunits mai tornarem a ser forts i dignes). Cosa que des de Roma i el seu imperi era prou habitual en esta epoca veja?s sino el cas de la ciutat de Leon i el seu regne, les republiques italianes de Genova i Venecia... Moltes voltes els jurats i consellers de la capital parlaven en nom de la ?Ciutat e Regne de Valencia? perque en numeroses ocasions representaven a totes les ciutats del regne, recordem el cas de Vinatea en el segle XIV.


Des de temps de Jaume I, per concessio del rei, totes les viles que obtenien el titul de reals, conseguien els mateixos privilegis que la Ciutat de Valencia i eren viles junt a la Ciutat de Valencia i totes juntes formaven l?estament real de la Diputacio General i de les Corts Valencianes, i totes adoptaven les armes de la Ciutat i Regne de Valencia. Si nos fixem ara en els escuts de totes les ciutats i viles reals vorem vestigis de les dos simbologies que he mencionat ades (en la ciutat d?Alacant perviuen les dos), sobre tot de la losange en les barres del rei d?Arago coronades.

Es dir ?les armes que ostentava la Senyera Real i de la Ciutat de Valencia, en barres coronades en el teixit, mes el Rat Penat (no el Drach alat del rei) sobre l?asta, eren i son representatives de tot el territori valenci??.(3)
Tants anys d?imperialisme castell? i uns quants de catala han conseguit en part borrar gran part de la memoria historica dels valencians i confondre-nos prou, pero lo ben cert es que ya en els furs constava que: ?tots els cavallers de la Ciutat o del terme o de qualsevol lloc que foren estaven obligats a seguir a la Senyera?. La disposicio nomenada prova que la Senyera havia de ser seguida per tots els subdits del rei i per tant per tots els del Regne. A?o es recordava cada volta que esta anava a traure?s.

Com a eixemple d?esta obligacio transcric les ordenacions fetes pel consell de la ciutat en decembre de 1356 en motiu de la guerra en Castella. Dien aixina:

?- Que tot lo mon, tant d?a peu com d?a cavall, estiguera a punt per a seguir a la Senyera quan repicara la campana de la Seu.
- Que quan ixca la Senyera vagen alguns homens per l?horta avisant-ho.
- Que s?escriguera a Morvedre, Burriana i Vall d?Uxo per a que els seus homens vinguen a seguir a la Senyera.?

Como es sabido, la imagen de la Real Se?era en pergaminos medievales como el de 1410 (B.N.Par?s, Ge. B. 8268) testifica la presencia de la franja azul con la corona y, tambi?n, las dos barras de la antigua se?al real de Jaime I.
En 1459, cuando era habitual el modelo de cuatro, Jaume Roig citaba los bastones de oro coronados ("Spill"), aludiendo a la corona otorgada por el rey y que -a fines del XIV- ya figuraba sobre las dos barras de la moneda del Reino de Valencia

Tenemos multiples referencias a lo largo de la historia. Nuestra Real Se?era fue voluntad soberana, y los albaranes que detallan el costo de "brodar la corona" con hilos de oro, as? como "les alnes de tela gostan?a blava"y la plata del Rat Penat demuestran que nuestros antepasados quer?an que la ense?a fuera una joya vexilol?gica. Para los actos festivos encarga- ban otras de menor valor a artesanos como Joan Cardona, autor de se?eras "barrades de or y de grana ab ses corones de dalt daurades y laborades al oli" para la entrada de Carlos I.

Pero nuestra Real Se?era no era simplemente un s?mbolo festivo, era la representaci?n del mismo reino. Por ejemplo, el 7 de junio se activ? la maquinaria b?lica del Reino con la protocolaria colocaci?n de la Real Se?era en las Torres de Serranos; acci?n que significaba la declaraci?n de guerra "a sang y foc". Durante los d?as en que la bandera estuvo expuesta en las torres ?mientras las fuerzas del Reino iban organiz?ndose-, jam?s permaneci? sin custodia: "la guardaren de dia y de nit
vint homens del Centenar de la Ploma.

Parece que no exist?a en la Corona de Espa?a -y puede que en ning?n otro reino europeo- una bandera que tuviera
para su defensa una compa??a armada, como suced?a con la Real Se?era. Sobre el aspecto que ofrec?a en 1526, si
observamos su imagen en los portulanos de la Hispanic Society of America, vemos que era id?ntica a la actual, con
barras coronadas sobre la franja azul; s?lo difiere de la medieval (Biblioteca Nacional de Par?s, Ms. GE. 8.8268) en
que Ilevaba cuatro barras, no dos como la del manuscrito parisino

En consecuencia, en el asalto a la Sierra de Espad?n, el ej?rcito del Reino -debilitado por el mal de Almenara- cont? con el refuerzo de 4.000 lasquenetes alemanes, cedidos por el rey Carlos I de Valencia. Precisamente, los alemanes tuvieron el honor de acompa?ar a la Real Se?era por el regreso triunfal a Valencia, "entr?renla per damunt lo portal dels Serrans", merced concedida por el gobernador del Reino Don Hieromi de Cabanyelles, al tener autoridad sobre el protocolo de la regn?cola ense?a. Hay muchos detalles que han sido interpretados err?neamente en nuestros d?as. Un Jurat en Cap de 1526, de los que acompa?aban a la bandera junto al gobernador del Reino, no equival?a a un concejal del actual Ayuntamiento de
Valencia, sino al de un alto mando del ej?rcito. As?, cuando en las German?as sale la Real Se?era a Campa?a, se
ordena a las tropas de las ciudades "que obedescan (sic) por Capit?n General al Jurado en Cap de Valencia" (Viciana,
MS. 46. Bib. de S. Cruz. Valladolid). Respecto al traslado de la Real Se?era, por su excesivo peso y cuando el
trayecto lo requer?a, el Justicia Criminal cabalgaba a la "estradiota", obteniendo estabilidad para portar la
ense?a.

Tras la victoria en Espad?n, la entrada triunfal de la Real Senera en Valencia (25 de septiembre de 1526) fue
apote?sica: cuatro mil alemanes de cinco en cinco en hilera, con escopetas, picas y "espases de tres palms, amples
com tres dits" formaban la vanguardia del desfile; despu?s "venien los tabals, trompetes y ministres" y el Justicia
Criminal con la Real Se?era o bandera del Rat Penat junto a "Hieroni Cabanyelles", governador general
del Reyne de Valencia, ab oficials reals e lo capit? dels alamanys Rogondolfo" y las compa??as
valencianas.

Tanta expectaci?n como los alemanes -especialmente la compa??a armada con "espases de dos mans"-
despertaba en el ej?rcito del Reino los famosos ca?ones de X?tiva, artiller?a de campa?a que ya estuvo presente al
comienzo de la sublevaci?n en el cerco de Benaguacil: "las dos bombardas de X?tiva; la que se llama el
Buey y la que se dice el Puerco". Precisamente en la solemne entrada de la Real Se?era en la catedral,
y en el ceremonioso ingreso en la Sala del Archivo, se dispararon grandes ca?ones: "Quan arrib? la
Bandera a la Seu y a la Sala, tiraren grans bombardes".
Por tanto, en 1526 la Real Se?era fue acompa?ada por miles de lasquenetes alemanes v compa??as valencianas,
Grandes ca?ones de X?tiva, cuerpo armado del Centenar de la Ploma y el Virrey, m?sica marcial de
atabales, p?fanos y trompetas. Y no es por molestar. ?Pero, hubo en alguna de las que ahora se titulan
"comunidades hist?ricas" (Catalu?a, Pa?s Vasco, Galicia...) una bandera equiparable a la Real Se?era
en cuanto valor material, hist?rico y protocolario? Sospecho que no.

Otra referencia la encontramos en el pergamino, aparece n?tida la imagen de la Real Se?era con las barras coronadas sobre el terri?torio del Reino de Valencia y contiene, adem?s del nombre del autor, la fecha de ejecuci?n: a?o 1413. Es decir, nos ilustra sobre la Bandera Real que presi?di? la decisiva batalla de Morvedre en 1412 -no muy lejos de Segorbe- y con la que el adelantado mayor de Castilla trat? de proclamar rey de Valencia a Fernando de Antequera; detalle que no se ha tenido en cuenta hasta la fecha.

"Fue vencido el ej?rcito de Valencia por Bernat de Centelles y caballer?a de Castilla, de Valencia y gente de Morvedre. Muri?el virrey de Valencia y fue herido gravemente el justicia criminal, apoder?ndose de la Bandera de Valencia que fue llevada al de Antequera. Vencieron los Centelles que segu?an a Femando de Antequera, pero no hubo humillaci?n para la Se?era, ya que los vencedores tambi?n eran valen?cianos y reconoc?an la realeza del s?mbolo. Antes del choque, el virrey hab?a solicitado al Consell un ej?r?cito y el estandarte real con el Centenar de la Ploma, -seg?n la norma empleada en el siglo XV; pues siem?pre que ejecutaba alguna misi?n propia de su cargo y que requer?a manifestarse con autoridad, se hac?a acompa?ar por la Bandera Real de Valencia

"Insta el virrey Bollera que salga la Bandera y hueste de Valencia contra Nules (...) y como Bellera era catal?n deseaba que el Conde de Urgel sucedie?se en la casa real" (Diago, F.: "Apuntamientos", p. 234).
Jer?nimo Zurita, cronista aragon?s, defend?a la legalidad del ej?rcito que llevaba la Se?era de Valen?cia por dos motivos: por seguir al virrey, m?xima autoridad (el monarca hab?a fallecido), y por defen?der al parlamento valenciano, que en aquellos d?as estaba en Vinaroz: "El parlamento de Vinalaroz (sic); que siendo leg?timamente congregado, representaba todo aquel Reyno de Valencia".
El ejercito iba presidido por la Bandera de Valen?cia, sustantivo que val?a tanto para la ciudad como para el Reino; "movi? el Gobernador con la Bande?ra de Valencia, y con todas sus compa??as de caba?llo y de pie; el s?bado a la tarde, sus batallas ordenadas". Entre los caballeros que reconocieron la realeza de la Se?era hab?an castellanos y catala?nes, como Guillen de Vich "que andaba con el Adelantado de Castilla "No la consideraron trofeo de batalla, sino Bandera Real apta para la procla?maci?n del rey de Valencia:
"Tom? Ruy Diaz la Bandera de Valencia, la cual envi? el Adelantado de Castilla al Infante. Le envi? a suplicar que cuando Dios quisiese, que tomase t?tulo de Rey, lo que fiaba en Dios que ser?a, que le plu?guiese de tomarle con aquella Bandera Real" (Zuri?ta, Jer?nimo de: "Anales de la Corona de Arag?n". Zaragoza. 1579, p. 54).

Tambi?n la podemos encontrar en Bolonia. En la biblioteca de la m?s anti?gua universidad europea, la de Bolonia, se conserva la carta n?utica del italiano Grazioso Benincasa, fechada en 1482. La obligada esquematizaci?n propia de estos pergaminos no impide apreciar una serie de banderas sobre la pen?nsula ib?rica, desta?cando la Real Se?era en el espa?cio definido entre el r?o Ebro y el reino moro de Granada, todav?a independiente en aquel a?o. Una gran franja junto al asta y tres escuetas barras rojas y amarillas identifican el territorio regn?cola.
Los cart?grafos no pretend?an hacer un tratado de banderas, de ah? que en ocasiones apareciera la Real Se?era con la corona so?bre las barras (carta de Viladestes del a?o 1413) o, simplemente, la franja azulada del fondo; pero es notorio el empe?o en dejar cons?tancia gr?fica de un espacio rec?tangular junto al asta, reduciendo la longitud de las barras. Por cier?to, la corona fue incorporada in?cluso en las marcas de agua de los papeles fabricados en el Rei?no en el siglo XV: "Deux pa?s, marque representant les armoiries de Valence (...) surmont?s d'une couronne de 1463-1426" (Mosin, Vladimir: Filigranes, 7.a.greb, 1957). Detalle que no exhi?b?an los elaborados en Catalu?a.
Documentada la presencia de barras coronadas sobre franja azul en nuestro Siglo de Oro (Bib. Nacional de Par?s: Ms. Ge. B. 8268),

En la toma de Tortosa en la guerra de los Segadores vemos un ejemplo de c?mo el ejercito del Reino luchaba todos a una, todos tras la Real Se?era. ??C?mo se hallaba afligido este florido Reyno (de Valencia), tan dentro de sus caminos el enemigo, tan due?os de sus llaves, se?or de la campa?a sus campos talados, los vecinos fugitivos, los morado?res inquietos y asustados, mal seguras las villas y vendidas las aldeas ?Qu? molesta?do se hallaba!? (Villalva, B.: Restauraci?n de Tortosa. Valencia, 1651).
De estos a?os se conservan peticiones de ayuda de las viudas de valencianos muertos en la frontera catalana; as? ?Joanna Mas, viuda de Gregorio Rodr?guez, que muri? a manos de los micaletes en Tortosa? (A. Cor. Arag?n. Leg. 889); o, tam?bi?n. la de ?Francisca, viuda de un Maes?tre de Campo, (que) pide se le pague de lo que procediere de haciendas de catalanes en el Reyno de Valencia? (A. C. A., Leg. 894).
Curiosamente, apenas murieron catala?nes, pues tuvieron la astucia de entregar Catalu?a a la poderosa Francia en 1640, por lo que su paup?rrimo ej?rcito se bene?fici? del ?paraguas? militar franc?s. En un principio, los valencianos rechazaron invo?lucrarse en la guerra, pero la sistem?tica violaci?n del territorio provoc? la contun?dente respuesta. Era necesario tomar Tor?tosa. ciudad considerada puerta del Reino, y refugio de los que asolaban el Maestraz?go. El solemne y enrevesado texto de Vi?llalva nos recuerda los preparativos:
?Apr?state, pues, la restauraci?n de la Plaza (de Tortosa); hace levas, alista soldados, tiende sus banderas, suenan las caxas (especie de tambor de guerra), p?fanos responden. Hasta el reservado antiguo Centenar (de la Ploma) sacan y siguen el antiqu?simo misterioso Rat Penat; y todos, y otros muchos, al Padre de la Patria su Jurado en Cabeza, heroyco Coronel de es?cuadras (que) asiste en la campa?a con casi quatro mil infantes?.
L?neas despu?s, Villalva hace gala del barroquismo metaf?rico en esta frase: ?El fausto Rat Penat, o Real L?baro si Timbre de este Reyno, tendi? sus alas sobre la frente de las Flor de Lises?. Es decir, Real L?baro, equival?a a Real Estandarte, aun?que Villalva us? de la hip?rbole, pues, en sentido estricto era el estandarte de los emperadores romanos (Mar?a Moliner). La Real Se?era, popularmente llamada ?Ban?dera del Rat Penal?, siempre protegida por el Centenar y singularizada en la expedici?n, venci? al ej?rcito de ?las Flor (sic) de Lises?.
Por tanto, los Tercios de Castell?n, Orihuela, Segorbe, Alicante, Liria, Pe??scola, Morella y Valencia ?con el Rat Penat ?Timbre de este Reyno?- se desplazaron hasta el Ebro, donde las tropas de Felipe IV eran incapaces de someter al ej?rcito franco-catal?. Lo sucedido en el cerco de Tortosa lo cuenta el dominico Pedro Esteban ?el personaje m?s belicoso de la ex?pedici?n-, que lanzaba fuertes arengas en valenciano sobre la dudosa fe de los sitia?dos: ?Germans dins de Tortosa tots los soldats que hi ya no son Cathotichs; que hi ya motis heretjes? (B. Nac. Madrid. Ms. 2381, f. 249).
La narraci?n de Esteban podr?a corres?ponder a una confrontaci?n actual: ?s?ba?do. antes del amanecer, prosiguieron su marcha cubiertos de una niebla que les guard? del da?o que pod?an recebir (sic) de la artiller?a de la pla?a?. El Tercio de Orihuela y Alicante actu? como infanter?a de marina: ?reforz? sus galeras para co?rrer la costa con gente que escogi? del Tercio de Orihuela y Alicante, lo que hizo sin hallar navios (enemigos); volvi?se con ellas a los Alfaques y la gente al ex?rcito?. Ya en tierra, oriolanos y alicantinos se rein?tegraron a labores de cerco: ?Los Tercios del Reyno de Valencia hicieron su trinche?ra con sus fortines y puntas de diamante, desde el r?o (Ebro) at barranco que dicen del Diablo, que es por donde hab?a el ene?migo de venir a romper para socorrer la Plaza?

Incluso recientemente, en la Segunda Rep?blica espa?ola, en plena guerra podemos encontrar un ejemplo de nuestra Se?era, era otros tiempos cuando la izquierda no la hab?a humillado y reconoc?a su significado.
La escritora par?ticip? en la toma del castillo ibicenco junto a las tropas republi?canas; pero aqu? est? la nove?dad, todo indica que Mar?a Te?resa Le?n (mujer de Alberti) iz? la Real Se?era en la toma de la fortaleza. Anali?cen lo que cuenta; "...me en?contr? en medio de una colum?na de milicianos que avanzaba. La mandaba el capit?n Bayo.
No s? qui?n iba preguntando por nosotros. He olvidado el nombre de aquel valenciano que nos abraz? en aquel mo?mento. Al iniciar la subida a la ciudad vieja nos dijeron: "Va?mos a poner la bandera valen?ciana en el castillo". Y me dio la se?era con las valientes barras amarillas y rojas y lo rat penal en el remate del asta. As? subi?mos a lo alto y la izamos y la vimos batida por la viraz?n del mediod?a" (p. 278), Recuerda Ma Teresa que, mientras per?manec?a guardando la Real Se?era, "o?mos gritos. Era Ra?fael", que trataba de evitar la destrucci?n de objetos de arte.
Olvidando farise?smos inhe?rentes a la militancia en el PC y 'alg? que atre desunglat, capat o desorellat" al matrimonio Alberti les debemos mucho, desde su literatura a la defensa de los tesoros del Museo del Prado, De formaci?n human?stica envi?diable, Mar?a Teresa Le?n conoc?a el valor simb?lico de la Real Se?era valenciana, de ah? que participara en su izamiento en el castillo de Ibiza, No obs?tante, alg?n cole?ptero catalanero dir?, en octubre de 2003, que la descripci?n no alude a la corona ni al azul, por lo que aclararemos el asunto: "Me?moria de la melancol?a" es una autobiograf?a escrita en el exi?lio argentino, donde la niebla del tiempo borra perfiles y disi?pa vivencias. Lo advierte la autora en la primera p?gina: "Habr?is de perdonarme en los capitulos que hablo de la gue?rra,,., ah? dejo lo que vi, lo que sent?, todo pasado por una con?fusi?n de recuerdos". En conse?cuencia, suponemos que la au?sencia de referencias a la coro?na y la franja azul de la Real Se??era enarbolada en el castillo de Ibiza fue involuntaria, y no consecuencia de la ceguera par?cial que afect? a Ma Teresa en las visitas a la China de Mao y la Rusia de Stalin, Pero, por suerte, los peri?dicos de agosto de 1936 ofrecieron informaci?n fotogr?fica de lo narrado por M? Teresa.
Con enormes titulares, la prensa republicana testific? la presencia de "la Senyera sobre el castillo de la ciudad de Ibiza" (La Correspondencia, 11 de agosto de 1936). Mar?a Teresa Le?n estaba all? y, probablemente, con su formaci?n teatral ayud? a componer o escenificar la famosa fotograf?a donde dos milicianos despliegan la Real Se?era de enorme franja azul, mientras un tercero toca la corneta rindiendo honores a la ensena. Los periodistas republi?canos describieron la toma del castillo, citando a los mismos protagonistas que recordaba M? Teresa Le?n: desde el ca?pit?n Bayo a las columnas de comunistas y anarquistas va?lencianos. Rubia, de gran belle?za y adorada por los milicianos, la esposa de Alberti empu?aba su fusil y, seg?n cuenta, se en?carg? de que la Real Se?era on?deara destacada, sin tolerar que otras banderas -incluida la re?publicana-, ocupara lugar m?s privilegiado. Enfadada contra un camarada, relata; "No s? qui?n trajo una bandera repu?blicana y, usando nuestro tradi?cional malhumor intransigente, pretendi? colocarla m?s arriba. Intervine para decirle: D?jala" (p. 278).

Eixemples d?estos hi han innumerables en els documents de la nostra epoca foral. Tambe el virrei la portava per a revestir-se de major autoritat, perque en ella es simbolisava el Regne, aixina l?any 1526 ?ixque la Bandera ab lo Rat Penat de Valencia i ana fins a la vila de Honda per fer espalles al Excellentissim Duch de Sogorp, que era capita de sa Magestat ab lo Governador Don Jeroni Cabanyelles contra los moros que sen eren muntats a la muntanya de Espada.?

De la data en que es confecciona la primera Senyera no tenim noticies documentades, pero sabem que esta Senyera primerenca tenia a soles dos barres roges sobre camp d?or, que era l?emblema real.

Algunas representaciones del a Se?era.

Imagen

Imagen

Imagen

Retaule del presbiteri (s. XVIII). Vista General.
Santuari de la Mare de Deu d'Agres

Representa un terrible incendi que tingue lloc en Alacant en 1484, i que fon rapidament apagat, segons la tradicio, per la miraculosa intervencio de la Mare de Deu d'Agres; en agra?ment a la qual es feu est magnific eixemple d'art ceramic del sigle XVIII. La Senyera Valenciana es veu hissada en el castell de Santa Barbera i en els barcos del port. Els canons es disparen per a alertar a la poblacio. L'image mes antiga d'Alacant i el seu castell en una bandera es la representada en els magnifics taulells d'Agres.

Imagen
Detall del mateix mural en el guerrer que porta
la Real Senyera Valenciana en l'escut.
Iglesia de Sant Jordi, Alcoy.



Como es sabido, la imagen de la Real Se?era en pergaminos medievales como el
de 1410 (B.N.Par?s, Ge. B. 8268) testifica la presencia de la franja azul con la
corona y, tambi?n, las dos barras de la antigua se?al real de Jaime I.
En 1459, cuando era habitual el modelo de cuatro, Jaume Roig citaba los bastones
de oro coronados ("Spill"), aludiendo a la corona otorgada por el rey y que -a fines del XIV- ya figuraba
sobre las dos barras de la moneda del Reino de Valencia.


Fuentes:

Mossarabia

Colectiu Aitana

Y los inestimables escritos de Don Ricardo Garcia Moya.

Garcia Moya
Comentarios